dichiarazione di cancun

Dichiarazione dei campesin@s e degli indigeni durante la marcia del 10 settembre (spagnolo)

Galleria fotografica della manifestazione del 10 settembre
A cura di medios

Files allegati a questa notizia

El foro internacional campesino e indígena, ante la quinta conferencia ministerial de la Organización Mundial del Comercio: las organizaciones provenientes de todas las regiones del mundo que participamos en el foro internacional campesino e indígena celebrado en Cancún, México, del 8 al 10 de septiembre de 2003 expresamos nuestra posición ante la quinta conferencia ministerial de la OMC.

1° Exigimos que la OMC salga de la agricultura; que la alimentación, al igual que de la salud y la educación, no sean objeto de acuerdos comerciales que solo benefician a unas cuantas empresas trasnacionales y que destrozan nuestra economía. La vida y el futuro de los pueblos indígenos, campesinos y las agriculturas familiares, la liberación comercial de los productos agrícolas ha propiciado el incremento de la pobreza y el hambre en el mundo. Mientras que la OMC y los tratados comerciales participan la liberación de mercados y la eliminación de las reglas arancelarias, se ponen barreras a los derechos de libre tránsito y manifestación, como ha sido hecho recurrente en todas las reuniones de este tipo y que se expresa en nuestros días en Cancún.

2° La soberanía alimentaria de los pueblos debe ser principio rector de las políticas internacionales, basado en el derecho de los pueblos a producir sus propios alimentos de forma sustentable y de acuerdo a sus tradiciones y en concordancia con la defensa de nuestros recursos naturales y biodiversidad.

3° Exigimos que se establezca con con carácter de urgentes políticas y programas de apoyo a las cadenas agroalimentarias estratégicas de pequeños y medianos agricultores, a efectos de protegerlos de los embates de las empresas trasnacionales. Asimismo se adoptan nuevas políticas públicas de ordenamiento de los mercados agrícolas a nivel nacional e internacional que contribuyan a generar los equilibrios adecuados en la producción y distribución de alimentos, el acceso a las tierra y territorios indígenas y campesinos para que podamos vivir con dignidad.

4° Nos oponemos a la importación y a la producción de alimentos y semillas transgénicas que ponen en riesgo la salud, alteran los ecosistemas, perjudican nuestras semillas criollas y aumentan la dependencia económica y tecnológica. Contrario a lo dicho por empresas trasnacionales […] tales como Monsanto, estos productos no resuelven el problema del hambre y sí generan monopolios de las semillas y sus productos.

5° Rechazamos cualquier compromiso o acuerdo internacional que pretenda apropiarse de nuestros conocimientos, de los recursos genéticos, de las semillas, de las tradiciones y de las tecnologías campesinas e indígenas, como nos pretende imponer la OMC a través de acuerdos sobre propiedad intelectual. Nos oponemos a cualquier forma de patente sobre la vida, porque las semillas son patrimonio de los pueblos en beneficio de la humanidad.

6° Nos oponemos al acuerdo sobre bienes y servicios de la OMC, que pretende privatizar y poner en manos extranjeras todos los bienes públicos. Defenderemos nuestros derechos, nuestras comunidades y naciones, sus territorios, suelos, aguas, bosques y recursos naturales. Sostendremos nuestra lucha por que se brinden mejores y suficientes servicios de educación y de salud a nuestras poblaciones.

7° Convocamos a todas las fuerzas nacionales del campo y de la ciudad, a los gobiernos, a las y los legisladores a participar en este gran esfuerzo por otro mundo más justo y humano basado en la construcción de un nuevo orden mundial alimentario que tenga como prioridad abatir el hambre y lograr una vida digna para todos y para todas, en perspectiva de la soberanía alimentaria de nuestras naciones.

Cancún, Quintana Roo, 10 de septiembre de 2003

Top